jueves, 17 de marzo de 2011

A tí, a tí, y a tí también


En un equilibrio imperfecto de nubes y tragos dulces y agrios, echo a volar mis pecas con la esperanza de que dibujen en el cielo el próximo escalón , el número 24.

Saltando sobre lo charcos de lo derramado y bebiendo la luz de las estrellas que me rodean, logro trazar un mensaje que llegue a cada una de las cicatrices que perfilan los poros e imperfecciones de mi traslúcida piel.

A pesar de la proximidad del precipicio, son tantas las plumas que rompen la epidermis de mi espalda para cubrirla, que sonrío y desafío a las olas para cualquier otro momento posterior, no muy lejano, pero posterior.

Mientras tanto, me quito los zapatos y los lanzo a la profundidad del Mediterráneo, tantas veces sobrevolado en aviones de papel de Junio y Septiembre, tantas veces primera línea de un poema o puente hacia un reencuentro desesperado y un hasta luego de los que rasgan las entrañas.

Antes de empezar a empaquetar mi vida para hacerla y deshacerla en la copa de un árbol, Israel, bajo el agua o Nueva York… siento a mis múltiples errores en el sofá, a todas las espinas que decoran parte de mi pecho y cantan nanas cada noche a las pecas de mi espalda. Podría tatuármelas para recordar cada día la imperfección de la naturaleza de mi ser, podría. Más allá de ello, nos miramos con ojos de ternura, y recordamos sin pestañear cada minuto que no valió la pena, y por ello quizás serán los que mañana guarde con más delicadeza, pues quiero que permanezcan cómodos para siempre camuflados en el forro de mi maleta, presentes, pero no visibles.

Agradecida eternamente por cada recuerdo y canción asociada a ti, y a ti… y a ti. Agradecida a tí , que ya no estás; a ti , que te fuiste por la puerta de atrás; a ti, que lo hiciste por todo lo grande; a ti , que me enamoras cada vez que miras; y a tí , que bailas mis canciones y las haces tuyas; a ti, que te saco de quicio pero reconoces que soy tu debilidad; a ti, que duele; a ti, que te duelo. A los que dibujan una espiral más en mi techo, los que mantienen ocupada mi cabeza y y me besan en la frente.


Gracias

4 comentarios:

  1. por dior... de donde ha salido esto? y que el mundo no conozca este talento...

    ResponderEliminar